¿Cuál es la diferencia entre vértigo y mareo?

0
30

Los términos vértigo y mareo tienden a utilizarse indistintamente y a confundirse. Son síntomas que resultan complejos de describir y caracterizar. Sin embargo, lo cierto es que tienen diferencias importantes entre sí.

Además, el vértigo y el mareo constituyen uno de los motivos de consulta más frecuentes al médico. Por ello, en este artículo te explicamos todo lo que debe saber sobre ambas situaciones y cómo diferenciarlas.

¿Qué es un trastorno del equilibrio?

Un trastorno del equilibrio, tal y como explica el National Institute on Deafness and Other Communication Disorders, es un problema médico que provoca que una persona se sienta tambaleante o mareada. El desequilibrio en sí se define como la incapacidad para mantener el centro de gravedad.

El sistema del equilibrio es complejo. En él intervienen tanto el sistema vestibular (localizado en el oído) como receptores musculares y articulares, al igual que la vista. Todos ellos captan sensaciones que informan al sistema nervioso central de la posición del cuerpo y su relación con el entorno.

El problema es que los síntomas que se producen en estos trastornos son similares y ambiguos. De ahí que haya problemas a la hora de diferenciar entre vértigo y mareo. El primero se define como la sensación de que todo lo que tenemos alrededor gira o se mueve de manera brusca.

Sin embargo, el mareo hace referencia a la sensación de inestabilidad y desequilibrio. Es un término que se utiliza de manera popular y que, en realidad, describe el conjunto de síntomas que se experimentan. Por eso algunas publicaciones, como la de la Duke University Medical Center, afirman que el vértigo es un tipo de mareo.

¿Cuáles son las diferencias entre vértigo y mareo?

Como acabamos de explicar, vértigo y mareo no son lo mismo. El vértigo hace referencia a problemas que se producen, estrictamente, en el aparato vestibular. Vamos a relatar las principales diferencias que presentan en cuanto a causas, síntomas, incidencia y tratamiento.

Diferencias según las causas

El mareo puede producirse en presencia de vértigo o sin él. De esta manera, cuando se asocian, las causas más comunes están vinculadas a problemas en el oído interno.

Según un estudio publicado en la Revista cubana de medicina, el origen más frecuente de vértigo es el posicional paroxístico benigno. Consiste en episodios breves que aparecen cuando se cambia de postura.

Otras causas de mareo asociado a vértigo son la enfermedad de Ménière y la migraña vestibular. Por su parte, el mareo puede ser debido a muchos otros motivos y no asociarse a esta situación. Un ejemplo sencillo es cuando se bebe alcohol.

Lo mismo ocurre con numerosos fármacos. Los medicamentos sedantes, como las benzodiazepinas, se asocian con frecuencia a esta sensación de inestabilidad. Otras drogas, además del alcohol, como la marihuana, provocan el efecto.

Síntomas diferentes

Los trastornos del equilibrio suelen acompañarse de náuseas y vómitos. Además, se vuelve complejo caminar o mantener una misma postura. La piel se torna de color pálido y está más fría. No obstante, el vértigo presenta ciertos síntomas que lo diferencian del mareo.

Las personas que experimentan vértigo pueden sufrir nistagmo. Es un movimiento rítmico e involuntario de los ojos que aparece durante el episodio. A la par, en algunos pacientes hay pérdida de la audición.

Incidencia de cada uno

Como hemos visto, el mareo obedece a muchas causas, por lo que es una sensación frecuente. La incidencia aumenta con la edad. Se estima que alrededor del 6 % de las consultas al médico son por este motivo.

Según el artículo “Actualización en el manejo del vértigo”, la prevalencia estimada en la población general es del 3 al 7 %. El problema a la hora de comparar la incidencia es que muchas personas no consultan ante un episodio de mareo, porque conocen cuál ha sido la causa posible.

Diferencias entre vértigo y mareo según el tratamiento

El tratamiento del vértigo y mareo dependen de las causas. En el caso del mareo, si el motivo es identificable, como una droga o un fármaco, lo ideal es evitar la sustancia. Se pueden buscar medicamentos alternativos que no produzcan ese efecto secundario.

Muchos de los tipos de vértigo, como la enfermedad de Ménière, se tratan con benzodiazepinas. No obstante, es también necesario aprender a sobrellevar la situación. Para ello hay que tratar de reposar cuando aparezca un episodio y evitar movimientos que agraven los síntomas.

Con vértigo y mareo, lo importante es consultar

Lo más importante es destacar que, ante cualquier síntoma de los antes mencionados, siempre se consulte con un médico. Además, es interesante saber distinguir que el término mareo se utiliza más para referirse al conjunto de sensaciones, mientras que el vértigo se asocia a un problema vestibular.

Los métodos complementarios serán solicitados por el profesional y se establecerá la búsqueda del origen de los signos. En general, los trastornos de base son benignos y tratables.

(Mejor con Salud /Leonardo Biolatto)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here