Los “noes” que le ayudarán a cuidar sus finanzas personales

Aprender a decir que no le permitirá llevar una vida financiera estable

56

“No”, no solo es un adverbio de negación que modifica el verbo, sino que es una palabra clave para cuidar sus finanzas personales. Por ello, la importancia de aprender a decir no en determinados momentos para así poder establecer límites, no ceder ante manipulaciones o chantajes de terceros.

Se sabe que aplicar los noes es una tarea difícil para muchas personas, debido a que el ser humano es un ente social por naturaleza. Es decir, le encanta relacionarse, vivir en comunidad y sentirse parte de ella. Sin embargo, querer estar en todas las fiestas o coros, ceder ante cada invitación a la tienda, comprar artículos o productos solo por complacer a otros, pero que realmente no son necesarios para usted, en fin, no perderse nada, es una clara señal de que su salud financiera va en declive.

No se trata de ser egoísta, parecer “cuadrado o tacaño”, sino de medir las consecuencias de ceder ante todo y todos, de dar un uso constante a su tarjeta de crédito para quedar bien ante los demás, de desviar sus ahorros para actividades sociales no planificadas, de querer vivir una vida extravagante que sobrepasan su capacidad de ingresos.

Lo primero que usted debe hacer es dejar de sentirse culpable al negarse a una situación determinada, segundo, saber que sus ingresos son limitados, por tanto, decir no cuando sea necesario será lo normal y aconsejable.

Tercero, hacer un presupuesto mensual de acuerdo a sus ingresos, para así destinar una cuota razonable para el ocio, y cuarto, fijarse metas financieras a mediano y largo plazo, de esa manera tendrá siempre una razón clara del por qué debe ahorrar. De esta manera usted podrá tener el total control de sus finanzas personales.

No olvide tener pendiente que usted es el responsable de cuanto sucede con sus finanzas personales, cuyos resultados repercuten en quienes dependen directamente de usted.

Noes necesarios

  • No vivir una vida más allá de sus posibilidades económicas solo por “echar vainas” o complacer a terceros.
  • No dejar de ahorrar al menos el 10% de sus ingresos mensuales.
  • No ir a todas las fiestas que se les invite si no estaba dentro de su planificación financiera.
  • No usar la tarjeta de crédito como una extensión de su salario o sacar otra para pagar la que ya tiene.
  • No ir a la tienda sin una lista de prioridades. De lo contrario terminará comprando artículos que no necesita.
  • No ser el “salvavidas “de ese hermano o pariente que siempre está pidiendo dinero, pero que siempre tiene para beber alcohol e irse de parranda.
  • No tratar de encajar en un grupo de amigos o trabajo que económicamente lo lleven forzado.
  • No ser u ofrecerse a ser garante para préstamo, aún sea un amigo o familiar, pues la responsabilidad del impago recaería sobre usted.
  • No tomar ese financiamiento si no lo necesitas solo porque el banco le dijo que tiene un préstamo pre-aprobado.
  • No sacrificar sus ahorros en cualquier eventualidad o tontería.
  • No sentirse culpable ante la negación a ciertas invitaciones.

(El dinero)