La duquesa de Sussex va a despedir el 2020 con la satisfacción de haber cerrado al menos uno de los frentes que tiene abiertos en los juzgados en el marco de su lucha por proteger su intimidad y la de su familia tras su salida de la monarquía británica a principios de este año.

La antigua actriz acaba de llegar a un acuerdo con las agencias de fotografías Splash UK y Picture Agency, contra las que emprendió acciones legales por invadir su privacidad después de que en enero publicaran unas imágenes suyas paseando con su hijo Archie «en un entorno rural remoto» durante los meses que el príncipe Harry y ella vivieron en Canadá. Las dos compañías también se comprometieron a no volver a fotografiarlos en un futuro.

Meghan considera que esas instantáneas no guardaban ningún interés público y también afirmó que el día anterior el hombre responsable de sacarlas estuvo merodeando por los alrededores de la vivienda en la que vivía con su hijo y su marido para identificar los puntos de acceso e intentar asomarse por encima de la valla.

«Esta resolución es un claro ejemplo de que el comportamiento invasivo e ilegal de los paparazzi no será tolerado, y la pareja se toma muy en serio este asunto, al igual que lo haría cualquier otra familia», afirmó uno de sus portavoces.

Fuente: quien.com

Artículo anteriorAutoridades cierran mercado de pulgas para evitar contagios
Artículo siguienteMantendrán en cuarentena a dominicanos que llegaron de Reino Unido