¿Qué es la ciberdelincuencia y cuáles son los ciberdelitos más comunes?

47

Los delitos en internet están a la orden del día. En este post explicamos qué es la ciberdelincuencia y los distintos tipos de ciberdelitos que existen.

Internet está presente ya en casi todas las actividades diarias y ha supuesto un avance sin comparación para la sociedad. Sin embargo, es una esfera que no queda ajena a la delincuencia. En este post explicamos qué es la ciberdelincuencia y los distintos tipos de ciberdelitos que existen.

La ciberdelincuencia consiste en la comisión de actividades delictivas que se llevan a cabo a través de medios tecnológicos. Los ciberdelincuentes atacan a personas, empresas, entidades de distintos tipos y gobiernos con diferentes objetivos:

  • Destruir o dañar sus sistemas informáticos y conexiones: normalmente para realizar un uso fraudulento de esos medios tecnológicos y acceder a las carteras de datos personales o confidenciales, incluso realizar una estafa económica.
  • Llevar a cabo delitos comunes a través de estos medios para atacar a las personas directamente y para cometer multitud de delitos a través del espacio virtual.

¿Qué tipos de ciberdelitos existen?

El autor de un ciberdelito puede ser una persona, una organización delictiva o herramientas tecnológicas diseñadas y financiadas por particulares, empresas o gobiernos con la intención de cometer un delito concreto. Se dividen en dos grandes grupos:

Ciberdelincuencia pura o contra la seguridad

Aquellos actos dirigidos contra sistemas informáticos de particulares, empresas o gobiernos con el objetivo de vulnerar la integridad del sistema y la confidencialidad de los datos que se almacenan y gestionan.

Ciberdelincuencia clásica

Aquellos ataques que se sirven de medios digitales para cometer delitos tradicionales, como la estafa, amenazas, acoso, extorsión, fraude, venta de productos falsos, entre otros.

Dentro de estas categorías, los ciberdelitos que se cometen con más frecuencia son:

  1. Estafas informáticas de suplantación de identidad para robar datos personales, como el phisingo el carding.
  2. Daños informáticos, como el borrado de bases de datos, interferencias en los sistemas para impedir el normal funcionamiento…
  3. Delitos contra la intimidad, como el robo de datos o imágenes para su filtración.
  4. Defraudar a las empresas de telecomunicaciones al colgarse de la red eléctrica o la conexión a internet de un tercero, por ejemplo.

Ciberdelincuencia y criminología

El uso de la tecnología multiplica la capacidad lesiva de los delitos tradicionales que se dirigen contra el patrimonio de las personas u organizaciones. Además de la rapidez y el anonimato con el que se cometen, pueden acceder a cadenas de datos personales y bancarios de cientos de personas, multiplicando el beneficio obtenido con esa acción delictiva.

Identificar y detener a un ciberdelincuente es una tarea que requiere a profesionales de la seguridad formados en las nuevas tecnologías y capaces de detectar patrones de conducta que ayuden a anticipar sus movimientos y bloquear sus acciones. La labor de los criminólogos en la investigación de los ciberdelitos será clave para aportar pruebas que ayuden a las autoridades a acreditar que se han infringido las normas a través de medios tecnológicos y los tribunales puedan juzgar e imponer las penas correspondientes.

(Unir)