Test obligatorio y gratis para alumnos austríacos que quieran volver a clase

218

La regiones austríacas de Viena y Baja Austria han retomado este lunes la educación presencial, suspendida en algunos niveles desde finales de octubre, con una serie de medidas contra el coronavirus entre las que destaca un sistema de test semanales gratuitos obligatorios para acudir a las aulas.

Aunque hace tres semanas el Gobierno aseguró que las pruebas no serían una condición para ir a clase, la elevada incidencia de los contagios, pese a que el país acaba de salir de su tercer confinamiento, ha hecho cambiar de opinión.

Los alumnos de educación primaria, hasta los diez años, acudirán de forma normal al colegio y se realizará cada lunes y miércoles, en el mismo centro, una prueba de antígenos para localizar el mayor número de positivos posibles y evitar los contagios.

A partir de esa edad, los alumnos irán a clase en grupos reducidos sólo dos veces a la semana, igualmente con el requisito de realizar un test semanal.

Los que no vayan a clase realizarán tareas en casa.

“Nuestro modelo de test sólo tiene sentido si todos los alumnos que están en el aula se han hecho un test”, ha declarado el ministro de Educación, Heinz Faßmann, a la radiotelevisión pública ORF.

El ministro ha asumido que esa obligatoriedad va a ser contestada por algunos padres, incluso en los tribunales, pero insistió en que es la única forma de reabrir las aulas en condiciones seguras.

Además, los alumnos mayores de 14 años tendrán que llevar máscaras FFP-2, algo que será obligatorio también para los profesores que se nieguen a hacerse un test.

Tras la apertura en Viena y Baja Austria, el resto de regiones volverán a las clases presenciales cuando termine la semana de vacaciones de fin de semestre, que tiene lugar en distintas fechas.

En toda Austria reabren hoy además los museos, las tiendas y los servicios de estética, que llevaban clausurados desde el 26 de diciembre.

En el caso de las peluquerías y similares, es obligatorio presentar un test negativo, lo que ha provocado, según la agencia APA, que se haya disparado la demanda en los numerosos espacios habilitados para realizarse gratuitamente test de la covid-19.