Así entraron las empresas de Alexis Medina al negocio de equipar hospitales públicos

El expediente de la "Operación Anti Pulpo" detalla la forma en que, por 8 años, el gran negocio de la salud pública dominicana le costó millones y millones al ciudadano de calle, mientras el Ministerio se hacía de la vista gorda.

170

El Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MISPAS) formó parte del entramado societario aparentemente corrupto dirigido por Juan Alexis Medina entre 2012 y 2019, según la solicitud de medida de coerción de la “Operación Anti Pulpo” que depositó el Ministerio Público (MP) para los 10 imputados apresados el fin de semana.

Freddy Hidalgo (2012-2014), Altagracia Guzmán Marcelino (2014-2018) y Rafael Sánchez Cárdenas (2018-2019) ocuparon el cargo de ministros de Salud durante esos 8 años.

El expediente describe el entramado que se construyó por debajo de la institución para beneficiar a unos cuantos, a sabiendas de que los procesos que realizaban infringían la ley.

Los negocios ilícitos habrían comenzado en 2013, cuando el MISPAS aprobó varias órdenes de compra por un monto total mayor a 49 millones de pesos para ser usados en el operativo de la Semana Santa de ese año.

Esos contratos favorecían, entre otras empresas, a Domedical Supply SRL y General Medical Solution AM SRL, de Juan Alexis Medina, con más de 5 millonesy 12 millones de pesos, respectivamente.

Esas mismas empresas se beneficiaron de la resolución 000015 en 2013, materializando un total que superaba los 51 millones de pesos.

En el 2013, El MISPAS declaró de emergencia la reparación y mantenimiento general de 51 centros hospitalarios con la resolución 000032-2019. Dos años después, la misma entidad sanitaria firmó un contrato en el que cedió a la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE) la construcción, reparación y mantenimiento general de los centros hospitalarios, que aumentaron a 56.

Esa firma le dio rienda suelta a Francisco Pagán, ex director del OISOE, a rescindir, renegociar, añadir adendas, enmendar, solicitar documentos, tramitar actuaciones administrativas y judiciales. “En fin, tendrá cuantas facultades fuesen menester para el fiel cumplimiento del presente acuerdo”, dice el contrato original que cita el MP en el documento.

Con contratos aprobados en días, equipos médicos sobrevaluados, no entregados y dados como recibidos, Domedical Supply contrató con el Estado para equipar hospitales en toda la geografía nacional.

Según las investigaciones, la modalidad que usaba la OISOE para beneficiar a Juan Alexis Medina consistía en la adjudicación de contratos de forma directa omitiendo los procedimientos legales de compras y contrataciones correspondientes, y en la aprobación de presupuestos sin que contuvieran detalles de los bienes a suplir.

Más de 300 millones para equipar el Hospital Toribio Bencosme de Espaillat (OISOE-FP-025-2018); 387 millones para equipamiento del Hospital Regional Dr. Arturo Grullón en Santiago (OISOE-FP-060-2019); más de 400 millones para equipamiento médico de la Unidad Oftalmológica y Área de Fisiatría del hospital Universitario Dr. José María Cabral y Báez en Santiago (OISOE-FP-041-2019); y un presupuesto de más de 97 millones para equipamiento del hospital Provincial Francisco Gonzalvo en la Romana (OISOE-FP-037-2019); serían solo un ejemplo de la cantidad de dinero público que se involucró en los actos de presunto enriquecimiento ilícito.Francisco Pagán hacía los contratos sobre la base de un supuesto poder especial que le había dado Ejecutivo. Sin embargo, la consultoría jurídica del Poder Ejecutivo aseguró, mediante certificación, que en sus archivos no hay registro de la concesión de poderes especiales concedidos a Pagán.Previo a la carrera de contratos mágicos, Domedical Supply SRL solo había suplido al Estado en tres ocasiones:

  • Al MISMAS (2013-2014), con un contrato de 70 millones en productos químicos para ser utilizados en la prevención del colera, medicamentos y materiales desechables para operativos de Semana Santa, medicamentos para pacientes diagnosticados con tuberculosis, y tirillas reactivas para medir glucosa en sangre a pacientes del programa protegido.
  • Al Hospital Central de las Fuerzas Armanas (FFAA) (2015), con un contrato de 5 millones en equipos médicos y mobiliarios de oficina.
  • A INTABACO, con la suma de 240 mil pesos en “medicamentos para operativo”.

(Acento)