Biden y Trump encuentran en los incendios forestales un nuevo frente en la batalla por los suburbios

Los incendios no solían ser un tema en las campañas presidenciales. Hasta ahora: Biden está posicionando el asunto para atraer votantes preocupados por el cambio climático.

91

La proliferación de incendios forestales en el oeste de Estados Unidos ha abierto un nuevo campo de batalla en la feroz competencia entre el presidente Donald Trump y Joe Bidenpor los votantes de los suburbios. Hay evidencia creciente de que el cambio climático es un tema de gran preocupación para muchos estadounidenses, en particular las mujeres, que siguen atestiguando las imágenes nocturnas de destrucción y densas capas de humo.

Trump ha buscado revertir su brusco descenso entre los votantes suburbanos al afirmar que una Casa Blanca controlada pr demócratas sería una amenaza para la seguridad de los suburbios, ya que incrementaría el espectro del crimen, los disturbios y la “invasión” de viviendas para personas de bajos recursos. Muchos consideran que esta táctica es una manera de atizar temores racistas.

Pero Biden, el candidato presidencial demócrata, busca redefinir el significado de “seguridad” para un electorado que ha sido azotado por el miedo en medio de una pandemia, los disturbios sociales en las calles y ahora los letales incendios forestales. Biden está presentando al cambio climático como una amenaza más real e inmediata para los suburbios que la violencia mostrada en los anuncios e intervenciones de Trump, y para ello aprovechó un discurso pronunciado el 14 de septiembre sobre los devastadores incendios que han arrasado bosques, destruido casas y cobrado vidas.

“Es un tema en particular tangible para las personas en este momento”, afirmó Kate Bedingfield, subdirectora de la campaña de Biden.

El discurso de Biden llegó en el momento en el que Trump realizó un viaje de último minuto a California para reunirse con algunos funcionarios que lidian con la catástrofe y cuestionó la afirmación de que había alguna conexión entre los incendios que azotan el estado y el cambio climático.

Los acontecimientos sugieren que un tema que siempre ha estado al margen de las campañas presidenciales nacionales —y que en esta oportunidad parecía estar eclipsado por la pandemia y la agitación social— podría haber pasado a primer plano a solo siete semanas de las elecciones.

Para al menos algunos votantes suburbanos, en particular aquellos que viven en el oeste, la amenaza de perder sus hogares por los incendios o los riesgos de salud para sus familias por los cielos repletos de humo parecen ser más inmediatos que el malestar social señalado por Trump en sus discursos y anuncios.

“No estamos percibiendo cambios en el crimen”, afirmó Katie Porter, legisladora por California, una demócrata que representa un distrito que solía ser firmemente republicano en el condado de Orange. “La gente trata de quedarse en casa y de mantenerse a salvo”.