Clint Eastwood vuelve a las pantallas y, esta vez, es muy probable que sea el último viaje de un histórico cineasta nonagenario. ‘Cry Macho’ es, por el momento, la carta de despedida de quien ha pasado casi setenta años delante de la cámara y medio siglo detrás. Un cierre anodino, pero ya sabemos cómo son las despedidas.

Hace exactamente un par de veranos el bueno de Sylvester Stallone se despedía de John Rambo con una última entrega irregular pero efectiva. Una última faena personal para despedir al viejo héroe de guerra, incapaz de conciliar el sueño más de cuarenta años después de vivir la pesadilla en sus carnes. Aquella ‘Rambo: Last Blood’, era más de lo mismo y seguramente peor que lo último que teníamos visto, sí, pero las pulsaciones marchaban a toda máquina.

Evidentemente, Clint Eastwood no es Sylvester Stallone, pero sería absurdo negar que ambos directores pertenecen a la casi extinta categoría de «clásicos vivos». Para esta supuesta despedida (en ninguno de los dos casos pondría la mano en el fuego), el director de ‘Un mundo perfecto’ vuelve a las viejas carreteras, en este caso las de finales de los 70, como vieja leyenda del rodeo. Mike Milo, en la etapa final de su vida, decide ayudar a su antiguo jefe para traer a su hijo desde Mexico hasta Texas y sacarlo de las perversas manos de su madre.

La idea de la película es casi tan torpe y atropellada como su primer acto, donde un montaje de lo más extraño desubica al espectador en tan solo dos escenas. Primero es despedido, después un rótulo nos sitúa un año más tarde y es entonces cuando el hombre que despide a Milo le pide ayuda. Nunca ha sido Eastwood muy de pulir nada (que le pregunten a Bradley Cooper), pero no deja de sorprender un arranque tan brusco. Eso sí, no hay duda con la escena de la confesión del viejo vaquero: es uno de los grandes momentos del año. Sombrero calado, tumbado en una vieja iglesia, Eastwood no necesita más que un par de frases para rompernos por dentro.

Artículo anteriorCelebran con éxito jornada “PN y SFM Unidos por el Deporte”
Artículo siguienteLos esports ya son reconocidos profesionalmente en Tailandia