La llegada de Derrick Rose a los Lakers cobra forma

0
18

Si quizás haya un segundo episodio del combo Paul-Carmelo… ¿por qué no otro para el de Rose-LeBron? Su breve etapa en Cleveland no pasó de la rueda de calentamiento… pero puede que en Lakerland, tierra de sueños y oportunidades, gocen de un nuevo strike de redención.

Ambas directivas se tantearon sin demasiado énfasis en el mercado de invierno, pero el acuerdo entre Lakers y Detroit (actual franquicia del base) no cuajó. “Ninguno de ambos equipos estaba muy receptivo a hacer el traspaso en enero o en febrero”, ha dicho un GM anónimo para Heavy.com. “Ahora todo ha cambiado un poco. Ahora ambos están en una posición en la que el acuerdo se presenta como algo mucho más probable”.

Lo que hace unos meses, efectivamente, sólo se pudo haber trazado de forma precipitada y accidental (que ni Clippers, ni Bucks ni Nuggets se moviesen en el mercado ayudó a apaciguar las urgencias de los Lakers y confiar en las piezas que ya tenían; lo que se ha terminado demostrando como el mejor de los aciertos), en este otoño largo y anodino puede afrontarse como un movimiento no sólo aún apetecible, sino, con la euforia desatada tras ganar el anillo, desde una posición templada y dominante.

Los Lakers son los vigentes campeones: aliciente de sobra para terminar de seducir a un Rose que no quiere retirarse sin volver a pelear por un campeonato; jugar en Detroit es (por muy a gusto que esté y más que nos duela), vagar sin rumbo a nivel competitivo.

¿Encaja Rose en estos Lakers?

Veamos. Los Lakers ya tienen a dos de los mejores repartidores de juego del planeta en su equipo. LeBron James y Rajon Rondo. Además, aunque con un papel totalmente distinto al de playmaker, Alex Caruso ha cubierto el puesto de ‘1’ con garantías, produciendo tanto como anotador desde el banquillo así como de férreo defensor.

¿Y Rose? MVP más joven de la historia y largo Excel de lesiones a un lado, el ex de Bulls, Wolves, Knicks y Cavs, viene de promediar 18,1 puntos en sólo 25 minutos en Detroit saliendo de 6º hombre, con ¡atención! los mejores porcentajes en tiros de campo de su carrera (49%).

Como director de orquesta tampoco ha desentonado nunca D-Rose a pesar de ser sus espectaculares mates y penetraciones con las que encandiló al público hace tiempo: 5,6 asistencias este año, justo las que promedia en su carrera como profesional (con un pico de 7,9 en la 2011/12).

(NBA MANIACS)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here