La partida del legendario artista dominicano Johnny Ventura a finales de julio marcó a la escena artística internacional.

El destacado flautista puertorriqueño y ganador del Grammy Latino, Néstor Torres, compartió tras su fallecimiento y a modo de homenaje una versión de un merengue con tango grabado hace 10 años como parte de sus trabajos en conjunto sin darse cuenta del impacto y la gran acogida dentro del público dominicano por la demostrada versatilidad del “Caballo Mayor”.

Torres, en una visita a las instalaciones de Diario Libre a propósito de una breve estadía en Quisqueya, conversó sobre el proyecto “Neo Dance”, de donde se desprende el cadencioso tema “Santiago y Buenos Aires”, la canción del álbum que se volvió viral en las redes sociales y que lanzaron como sencillo, así como su amistad con Ventura.

Con su preciada flauta en mano, sonriente y simpático en todo momento, el artista narra que la idea original de Neo Dance es del aclamado bailarín y coreógrafo Alfred Friedman (Mr. Dance), un sobreviviente del Holocausto que fue rescatado de niño, quien le pidió a Torres crear una canción que combinase la salsa con el nuevo tango. Y así lo hicieron.

Cuando el flautista terminó esa asignación le propuso hacer una combinación del tango con otros ritmos y de ahí surgieron las mezclas con merengue, salsa, bachata, danzón, disco, hip hop… “Traté de materializar su visión”, cuenta.

El flautista puertorriqueño de jazz informó que otros artistas que se unieron en NeoDance fueron el dúo de bachata 24 Horas y el artista de hip-hop Joell Ortiz y se grabó un documental.

Este trabajo musical y visual fue filmado hace 10 años en locaciones de Nueva York, Miami y Los Ángeles. “La película muestra la exquisitez audiovisual de impresionantes coreografías que presentan un nuevo baile, una mezcla perfecta entre la exuberante sensualidad de la salsa y la apasionada melancolía del tango”.

“Recibimos una acogida tan abrumadora que decidimos lanzar el sencillo”, expresa sobre el tema.

Pero todavía no han terminado. La búsqueda musical no se detiene.

“Tratamos de combinar samba con tango. No lo hemos logrado todavía aunque tenemos una versión”, detalla.

En efecto, ha aprendido de este proceso “la universalidad del tango y cómo se puede adaptar a tantos ritmos. El tango representa melancolía, pasión e intensidad, mientras que la música caribeña manifiesta esa pasión pero de manera celebratoria, de baile, movimiento y alegría, aun cuando se está sufriendo como aquel clásico “No le pegue a la negra” de Joe Arroyo.

Precisamente con la salsa, una de sus grandes influencias fue el legendario dominicano Johnny Pacheco, también flautista y co creador de la Fania All Star que falleció el 15 de febrero del presente 2021.

“El legado de Johnny Pacheco ha sido muy fuerte. Me sigue inspirando hasta el día de hoy. Estoy reflexionando a ver cómo podemos honrar este legado”, dijo Torres, quien en la pasada entrega de Premios Lo Nuestro le rindió un emotivo homenaje con un solo de flauta y sus éxitos fueron cantados por Gilberto Santa Rosa y José Alberto El Canario.

La música está en su ADN. Su padre, el pianista Néstor Torres, le regaló un tambor cuando tenía cinco años de edad y le enseñó a escuchar al legendario Tito Puente.

Artículo anteriorWander Franco ahora persigue récord de Frank Robinson llegando a base
Artículo siguientePlayStation destaca la faceta única y diferente de Firesprite, su nuevo estudio